Globedia


La higiene en el ordeño

30/09/2012 - Jairoserrano.com

La higiene en un rebaño lechero es fundamental porque afecta la calidad de la leche producida, la salud de las vacas y la rentabilidad económica de cualquier explotación comercial.

En la actualidad, los consumidores exigen productos lácteos de buena calidad que duren bastante tiempo frescos y que estén producidos por vacas sanas y en granjas con buena higiene.

A continuación, se describen los puntos de higiene que se deben controlar antes y después del ordeño para minimizar las infecciones de la glándula mamaria y producir productos lácteos de buena calidad.

image

Mantener los corrales y las camas limpios y secos

La mayoría de la contaminación de los pezones con patógenos ambientales ocurre fuera de la sala de ordeño. El ambiente en el que viven las vacas está relacionado con la calidad de leche que producen. En las granjas en las que las vacas están en corrales exteriores, hay que pasar un rastrillo de cadenas por el suelo de cada corral, para esparcir el estiércol y el barro y que así se sequen mejor. También hay que prestar mucha atención a todas las zonas que están bajo los árboles o a la sombra, como son techados y bebederos, ya que a las vacas les gusta tumbarse en estas áreas en épocas de calor, lo que puede causar una acumulación excesiva de heces que actúa como una fuente de infección con bacterias ambientales.

Así mismo, hay que asegurarse de que los corrales tienen un buen drenaje y se debe evitar que se encuentren superpoblados, ya que con un número excesivo de animales es más difícil mantener un entorno limpio. En el caso de las granjas con áreas de descanso libres, hay que prestar mucha atención a la limpieza de las camas. El material de cama y su limpieza tiene un impacto muy grande sobre la salud de la ubre, el recuento de células somáticas (RCS) y la calidad de leche. El contacto entre los pezones y las zonas de descanso sucias aumentará la probabilidad de que las bacterias invadan la ubre. Los altos niveles de materia orgánica y la humedad favorecen el crecimiento bacteriano. Las camas de arena suelen tener menos patógenos ambientales, ya que tienen menos materia orgánica, pero pueden causar problemas si el sistema de manejo de estiércol de la granja no está bien diseñado. Hay que hacer un gran esfuerzo por mantener las áreas de descanso limpias, secas y con bajos niveles de bacterias. Para ello hay que utilizar materiales de cama económicos y compatibles con el sistema de manejo de estiércol de la granja. El tipo de bacterias encontradas en el tanque de leche suele estar relacionado con el tipo de bacterias ambientales que se encuentran en las camas. Mantener buenas prácticas de manejo de cama reducirá la colonización microbiana de las puntas de los pezones, la posibilidad de infección bacteriana de la ubre y la incidencia de mastitis ambiental. Así mismo, hay que prestar mucha atención a la higiene de todos los corrales de la granja, incluyendo los corrales de las vacas secas y de las novillas.

Limpieza e higiene de los animales

Es muy importante mantener las vacas limpias para reducir la incidencia de mastitis ambiental en las granjas. El grado de higiene de las vacas, especialmente en la parte inferior de las patas traseras y de la ubre, refleja el nivel de limpieza general de la explotación e influye en la calidad de leche (Reneau et al., 2005). Un estudio holandés demostró que granjas que producían leche de buena calidad (RCS menor a 150.000) tenían cuatro veces menos vacas secas con ubres sucias (Barkema et al., 1998). Se recomienda evaluar por grupo a las vacas usando una escala del 1 al 5 con el grado 1 representando una vaca completamente limpia y el 5 una vaca muy sucia.

Para más información sobre la técnica de evaluación del grado de higiene, se puede visitar:

http://www.ansci.umn.edu/dairy/Quality_Counts_2012/worksheets/W-AH-1_Cow_hygiene_scorecard.pdf.

Cuando la ubre y la parte inferior de las patas traseras están muy sucias, un número alto de patógenos que causan mastitis ambiental tienen oportunidad de colonizar los pezones e infectar la ubre. El incremento de 1 punto en la calificación de higiene suele causar un incremento de 50.000 células en el RCS. Recortar o flamear (chamuscar) el pelo de la ubre ayudará a reducir el estiércol o el barro enganchado en la misma y así mantener a las vacas limpias. Este procedimiento debe realizarse por trabajadores bien entrenados para no causar daño a las vacas.

Rutina de ordeño

Que todos los ordeñadores, de todos los turnos, sigan una rutina consistente de ordeño es esencial para minimizar la incidencia de mastitis ambiental y de mastitis contagiosa. Los siguientes puntos de higiene ayudarán a mejorar o mantener una buena calidad de leche y a ordeñar pezones limpios, secos y bien estimulados:

  1. Arrear a las vacas de los corrales a la sala de ordeño con tranquilidad y con una velocidad constante. Las vacas estresadas defecan más y, por lo tanto, afectan a la higiene en la sala de ordeño.
  2. Se recomienda utilizar guantes en el momento del ordeño y lavarlos o cambiarlos cuando se ensucian y desecharlos cuando se rompen.
  3. Si las vacas están limpias cuando entran a la sala de ordeño, aumenta la eficacia del presellador. En caso de suciedad excesiva, es necesario limpiar los pezones en seco antes de aplicar el presellador. No se recomienda usar agua en el momento del ordeño, ya que el agua ayuda a transportar las bacterias a la punta del pezón. Si se usa agua, hay que secar muy bien los pezones antes de empezar el ordeño.
  4. Presellar los pezones, lo que consiste en sumergir a los pezones antes del ordeño en una solución antiséptica y dejarla actuar al menos 30 segundos. El presellador ayudará a bajar la colonización bacteriana del pezón antes de colocar la máquina de ordeño.
  5. Despuntar 2 a 3 chorros de leche sobre una superficie limpia o dentro de una taza de fondo oscuro. El despunte ayuda a eliminar los primeros chorros de leche que tienen una concentración más alta de bacterias, ayuda en la detección temprana de casos de mamitis clínica y en la prevención de contaminación de vaca a vaca. Despuntar es también un estímulo muy poderoso para la bajada de la leche y se debe utilizar temprano, durante el procedimiento de preparación de la vaca.
  6. Evitar despuntar sobre las manos o sobre las toallas para evitar contaminación de vaca a vaca.
  7. Utilizar toallas individuales limpias y secas (de tela o papel) para secar los pezones. No se debe usar la misma toalla para secar a más de una vaca, para evitar la contaminación bacteriana.
  8. Hay que prestar mucha atención a la limpieza de la punta del pezón antes de colocar la máquina de ordeño. Todo lo que está sobre la punta del pezón pasa a la leche cuando se colocan las unidades de ordeño.
  9. Después del ordeño, los pezones están cubiertos de leche y la leche es ideal para el crecimiento bacteriano. Sellar los pezones después del ordeño minimizará el crecimiento bacteriano.
  10. Se recomienda examinar los filtros de leche después de cada ordeño. Filtros de leche sucios suelen indicar camas sucias, pezones sucios, o una rutina inadecuada de ordeño. Filtros con grumos blancos pueden indicar que se está ordeñando a vacas con mastitis o que las técnicas de despunte son incorrectas o están ausentes.

Mantenimiento del sistema de ordeño

Todas las máquinas de ordeño deben funcionar correctamente. Es fundamental establecer un protocolo de mantenimiento preventivo adecuado del sistema de ordeño, ya que la falta de mantenimiento tiene un efecto directo sobre la salud de los pezones y, por lo tanto, sobre la higiene de la punta del pezón. Niveles incorrectos de vacío pueden, por ejemplo, causar lesiones en las puntas del pezón, lo cual permite a bacterias contagiosas y ambientales establecerse y entrar al conducto del pezón causando mastitis. También es muy importante limpiar y desinfectar todos los equipos de ordeño después de cada turno. La leche forma una capa de proteína y grasa que es difícil de limpiar si se deja secar. Así mismo, hay un riesgo mayor de contaminación de vaca a vaca si no se limpia el sistema adecuadamente después de ordeñar al corral de vacas enfermas y al corral de vacas con mastitis infecciosa. Hay que seguir un protocolo bien definido de temperaturas y detergentes para asegurar una limpieza adecuada. Este protocolo debe estar escrito y debe seguirse de una manera consistente. Como la goma es porosa, las pezoneras de las máquinas de ordeño pueden ser contaminadas por varios tipos de bacterias. Para limpiar las pezoneras, hay que usar un detergente alcalino para sacar los depósitos de grasa y proteína, seguido por un lavado con una solución ácida para sacar los residuos de minerales y neutralizar los residuos básicos del detergente. Se aconseja un enjuague final con un desinfectante.

No hay duda de que la mejor defensa contra la mastitis es una higiene estricta antes y después del ordeño. Mantener corrales y camas limpias y secas, seguir una apropiada rutina de ordeño, mantener las vacas limpias y un sistema de maquinaria limpio y en buen estado ayudarán a mantener una buena calidad de leche. Recuerde que siempre es mejor prevenir que tratar.

Escrito por: Dra. Mireille Chahine | Publicado en: Portal Veterinaria

Compartir